prueba

[mtphr_tab start="true" title="Descripción de las jornadas sectoriales"]Las reuniones se realizaron en Montevideo como espacio territorial donde se concentra la gran mayoría de los actores institucionales que forman parte de los sectores relevados.Asimismo, se realizaron invitaciones a diferentes agentes colectivos que se encuentran en el resto del país, tomando en consideración las características constituyentes de cada uno de los sectores. En algunas de las mesas de diálogo participaron también representantes departamentales y/o regionales, tanto de agremiaciones, de la sociedad civil organizada, de representantes del sector privado y de la administración pública.[/mtphr_tab][mtphr_tab end="true" title="Sectores"][mtphr_toggle heading="Diseño"]El sector Diseño destaca por la construcción de una agenda conjunta entre la administración pública y el sector privado y por el diálogo permanente hacia iniciativas de decisión colectiva. Existe un convenio marco hacia la construcción de políticas públicas en este campo profesional,ejemplo de ello fue la constitución del Conglomerado de Diseño (en 2009) y el actual Consejo de Diseño, constituido en 2015. En este sentido, se entiende que existe una visión compartida y unificada de propuestas a nivel nacional y regional en el desarrollo del sector.Por otra parte, el crecimiento y consolidación de la institucionalidad de la Cámara de Diseño del Uruguay aportó también al fortalecimiento interno del sector privado.El aumento de la formación profesional por parte de sus actores individuales (diseñadores que trabajan en las distintas ramas del diseño: gráfico, packaging, institutos de formación, interiorismo, paisajismo, producto, textil, indumentaria, tienda de diseño, web, multimedia) ofrece un conjunto de herramientas que nutre a dicho campo, en el que destaca una diversa y alta capacitación de sus miembros.Se visualiza como un sector dinámico, proactivo y joven que logra un crecimiento organizado y reconocimiento sostenido cada vez mayor. En lo que respecta al marco regional e internacional se entiende que el diseño uruguayo es de calidad y están dadas algunas condiciones para su exportación. Son cada vez más los creadores que participan en mercados internacionales (con fuerte presencia en la región) exportando diseño nacional.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Artes visuales"]El campo de las Artes Visuales presenta una débil institucionalidad en lo que respecta a su constitución como sector. Entre sus principales líneas de desarrollo se reconoce la necesidad de construir sostenidamente dicha institucionalidad —colectiva— que potencie la valorización de sus actores individuales. En este sentido, pensar caminos hacia el fortalecimiento de diálogos entre el sector público, el sector privado y la sociedad civil es otra de las dimensiones claves para alcanzar una madurez institucional como sector.Asimismo, es necesaria la instrumentación de mecanismos que faciliten la venta de obra al exterior, ampliando las posibilidades de generar una industria exportadora de artistas y producciones nacionales. Se entiende que es importante mejorar y diversificar los fondos públicos y premios con destino a dicho campo, así como a lo concerniente a su acceso participativo.Por último, debe atenderse al lugar social que ocupan las artes visuales para la ciudadanía y cómo generar mecanismos que logren un mayor acercamiento con la comunidad.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Artes circenses"]El sector Circo destaca por la necesidad de alcanzar un reconocimiento propio e independiente dentro de las Artes Escénicas, marcando algunas distancias en su especificidad como actividad artístico-cultural de la danza, el teatro y los títeres. De la misma manera, está presente la búsqueda de reconocimiento de sus trabajadores por parte de la administración pública, así como la creación e implementación de fondos públicos específicos para dicho campo de actividad.Los actores individuales y colectivos que forman las artes circenses priorizan la necesidad de una institucionalidad sectorial que articule la construcción de una agenda entre el sector público junto al sector privado. Otro punto central es crear estrategias para la multiplicación de escenarios que cumplan con los requerimientos de infraestructura imprescindibles para llevar adelante la actividad del sector.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Museos"]El sector museístico destaca la necesidad de dar continuidad al proceso iniciado en 2009 hacia un Sistema Nacional de Museos. En este sentido, consolidar las líneas de acción ya iniciadas así como profundizar la discusión en algunas áreas claves para dicho campo cultural. Algunas de ellas son la formación profesional de los trabajadores del sector, la articulación en el préstamo e intercambio de piezas entre museos (nivel nacional, local) así como el cuidado y preservación del acervo.A su vez, se mantiene la necesidad de profundizar el trabajo de los museos en el territorio local, y la descentralización de lo que implica para el sector la relación Montevideo/resto del país.Por último, entre otros aspectos a enfatizar,está la preocupación del sector por continuar trabajando en el acercamiento de la ciudadanía a los museos del país en términos de accesibilidad y democratización de bienes y servicios culturales.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Danza"]La Danza es un sector que se está (auto) reconociendo como tal en términos de institucionalidad y de construcción de diálogos entre la administración pública y actores (individuales y colectivos) privados. Se espera que el desarrollo de un futuro Plan Nacional de Danza, específico para este campo, sea un punto de partida para alcanzar acuerdos hacia una agenda compartida entre las diferentes partes que lo componen. Hasta el momento la falta de apoyos y políticas, y la ausencia de planes a nivel local, nacional y regional para el sector son mencionados fuertemente. Se reconoce que faltan gestores que dinamicen el sector, buscando priorizar una gestión más profesional de la existente en la actualidad.Es un campo en el que sus actores visualizan una enorme dispersión de quiénes lo integran,así como un desconocimiento horizontal en lo que respecta a sus propios colegas, las diferentes áreas en las que participan los mismos, y la contribución alcanzada a nivel territorial y comunitario.Romper con la dicotomía Montevideo/resto del país también está presente en este sector. De la misma manera, destaca el crecimiento en el número de actores participantes y en el aumento de la producción de obras en los últimos años. Se considera un sector proactivo y muy participativo.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Música"]El sector de la Música expresa la existencia de una fuerte demanda regional de música uruguaya. Destaca asimismo, la existencia de varios fondos públicos de acceso general: departamentales, nacionales y regionales. Por citar solo dos ejemplos: Fonam e Ibermúsicas.Los actores institucionales destacan el talento y la calidad de la producción musical local, así como la formación artística que hay en el país. La existencia de gremios y asociaciones de gestión y la participación conjunta con la administración pública (tal es el caso del Clúster de Música) ha permitido llevar adelante diversas acciones hacia el fortalecimiento de dicho sector. Se presenta igualmente, como ha ocurrido con otros sectores, la asimetría entre Montevideo y el resto del país, y en particular se subraya la poca presencia de música nacional en los medios masivos de comunicación. A esta dimensión, se suma como preocupación el multiempleo de los músicos profesionales así como la escasa presencia de escenarios en el país para la realización de conciertos.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Teatro"]El sector Teatro se encuentra actualmente en un momento de inflexión, considerado por algunos actores institucionales fruto de un estancamiento previo. Se entiende que es un momento de reivindicación para la profesionalización de la actividad teatral desde todos sus protagonistas: actores, directores, técnicos, etc. Se reconoce como un campo de la cultura en constante renovación, sumamente organizado institucionalmente, con una cantidad importante de artistas emergentes y una gran diversidad de iniciativas y producciones independientes.Se mantiene como sucede en otros sectores la dicotomía Montevideo/resto de los departamentos.Las iniciativas de gestión que se llevan adelante en el interior del país se caracterizan por ser impulsos individuales o grupales, y con fuerte ausencia del sector público. Asimismo, se considera que los excesivos costos de la producción teatral obligan a revisar nuevos formatos y textos que se adapten a estas realidades y posibilidades del momento.El acceso a fondos públicos es cuestionado y se propone un replanteo sobre la presentación a los mismos. Se valora positivamente la formación teatral existente en el país y su calidad.Por último,es escasa la investigación académica sobre el sector y se plantea la necesidad de profundizar en la producción de conocimiento en dicho campo.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Patrimonio"]El sector Patrimonio identificó la necesidad de fortalecer la institucionalidad mejorando la coordinación intersectorial y la actualización del marco jurídico existente. Por ejemplo, considera importante discutir y transformar la Ley 14.040 que creó la Comisión del Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Nación.También se entiende como central la dimensión formativa del personal que trabaja en los distintos ámbitos vinculados al sector. Actualmente considerada como clave para el fortalecimiento y profesionalización del campo patrimonial.Se manifiesta como ineludible incrementar y mejorar la articulación de los recursos destinados al sector así como asegurar el acceso y la circulación de los bienes patrimoniales a nivel nacional. Por otra parte, sobresale la importancia de producir acciones hacia la conservación y valoración de las diferentes formas de patrimonio existentes en el país.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Letras/Editorial"]El sector Letras y Editorial mantiene una buena articulación de diálogo público-privado aunque menciona que la misma es aun insuficiente. De la misma manera, entiende que deberían mejorar los vínculos y el acceso a las instituciones descentralizadas en Montevideo, y fortalecer lazos de agenda común con el resto del país, sostenidos por acciones más directas en lo territorial. Como ejemplo proponen coordinar intercambios interdepartamentales a través de giras de escritores, presentación de libros, etc.Existe una gran diferencia entre los canales disponibles entre Montevideo y el resto del país, incluso desde las capitales departamentales con referencia al resto del departamento.A su vez, mencionan la falta de formación de personal en áreas claves de la cadena de valor del sector y de los profesionales del libro, a saber: libreros, escritores, técnicos y personal en bibliotecas.Está presente la necesidad de actualizar y reglamentar la ley del Libro así como revisar todo lo concerniente a la ley de Derechos de Autor, por ejemplo, en lo que concierne a los formatos digitales.Por último, si bien existe una importante relación de difusión y conexión entre el sector editorial(creadores, editores, etc.) y la sociedad civil, es necesario profundizarla y expandirla.[/mtphr_toggle][mtphr_toggle heading="Bibliotecas"]El sector Bibliotecas es uno de los más amplios y extendidos en el territorio nacional.Está muy presente la idea de “islas” o “archipiélagos”, como metáfora del marco institucionalidad en que se encuentran las bibliotecas, en general dentro de otras institucionalidades. Por ejemplo, las bibliotecas de UTU, las municipales, etc. Esta realidad genera una gran dificultad en la articulación de acciones ya que quedan supeditadas o inmersas en una lógica institucional más amplia que les imposibilita alcanzar instancias de intercambio en el ámbito más circunscripto a la especificidad del sector. De esta manera, se complejiza en demasía construir una agenda en común,articular iniciativas, complementarse o coordinar actividades entre bibliotecas porque en última instancia funcionan y deben responden a intereses más generales de las instituciones a la que pertenecen.Asimismo, se reivindica con fuerza el rol que tiene la biblioteca en el siglo XXI como espacio de participación, socialización y encuentro de la ciudadanía. Entienden que internet no sustituye a las bibliotecas, se complementan en cuanto al conocimiento específico que poseen bibliotecarios y archivólogos como apoyo constante a la comunidad en la administración y usos de internet.Presenta, al igual que otros sectores, la preocupación por la formación y capacitación de su personalpara cumplir roles de dirección de bibliotecas, sobretodo en el interior del país. En muchos casos hay bibliotecas con presupuesto necesario para el desarrollo de su funcionamiento pero no priorizan la contratación de técnicos calificados.Otra gran preocupación del sector es el recambio generacional ante el presente de un cuerpo bibliotecario que envejece sin lograr incorporar nuevos e idóneos recursos humanos para la gestión.[/mtphr_toggle][/mtphr_tab]